mitago.net

Página web de Celso González

A tomar pol saco los separadores de lonchas

Supongo que todos hemos pensado lo mismo cuando hemos comprado jamón serrano envasado, sin duda alguna los separadores de lonchas pertenecen a esa serie de cosas que nos "facilitan" la vida diseñadas por un ente superior totalmente evil como, por ejemplo, los abre fáciles, las centralitas automáticas de atención al cliente o los euroconectores.

El separador de lonchas aparece con un propósito desconocido, nunca nadie había tenido problemas con que se le pegasen las lonchas, es más, toda la vida la gente ha comido jamón serrano y nunca se había presentado ese problema. Lo mejor de todo es que en vez de solucionar el problema, lo crea.

Ni Loctite, ni masilla epoxi, ni cemento cola. Cuando una loncha se pega al separador de lonchas no hay forma humana de quitarla y acabas con virutas de jamón. La gracia es que supongo que para ahorrar material los separadores de lonchas son más pequeños que las lonchas así que hay veces que te pueden venir dos lonchas juntas, pero que no puedes meter en el bocadillo sin mas, ya que en medio de las dos habita esa especie infame de plástico.

Así que os propongo un pequeño experimento, la próxima vez que compréis embutido, pararos en la sección esa del supermercado llamada charcutería. Hay que coger un número para que te atiendan pero no hay problema ya que siempre está vacía porque los borregos compramos todo enlatado. Una vez que encuentres a la sorprendida dependienta, ya que normalmente no está en su sitio, le pides 200 gramos de serrano del que quieras elegir de los muchos que suelen tener. Que te lo corte fino, o grueso, o en zig-zag y de paso pides algo de jamón york, de mortadela, de salami y de todas esas cosas que se compran envasadas al vacío. Tiempo invertido en el experimento unos cinco minutos. ¿ha sido fácil, no?

¿Qué se consigue con este experimento? Primero comprobar que los separadores de lonchas no valen para una mierda, el jamón que tu has comprado no se pega. Segundo, para volver a descubrir el sabor. Cambia muchísimo el sabor de una cosa comprada fresca a una cosa envasada, si quieres comer cosas que siempre te sepan a lo mismo te vas al MacDonalds. Tercero. Aumentas tus skills de interacción con humanos en la vida real y dejas un poco el ordenador. Cuarto. Haces que no se eliminen puestos de trabajo en los supermercados, vale que el que trabaje de hacedor de separadores lo tendrá más chungo, pero a ese nadie le quiere, es como el tipo de amena que va dando saltos. Como siga poniendo puntos, arreglo el mundo así que lo dejo.

Jamón serrano sin separadores de lonchas Para dar lustre a esta campaña le pondré el clásico botón de 80x15 con el que los miles de millones de blogs podrán mostrar su solidaridad con esta noble campaña.

vie 07 abril 2006 01:407 comentarios